Mujer con fobia a ir al baño muere después de 8 semanas sin defecar

Una adolescente autista tenía una extraña fobia a usar los baños y murió de un ataque al corazó...


Una adolescente autista tenía una extraña fobia a usar los baños y murió de un ataque al corazón causado por el estreñimiento después de pasar ocho semanas sin defecar. Emily Titterington, de 16 años, de Cornwall, Inglaterra, a menudo retenía sus heces durante un máximo de dos meses y su intestino creció tanto que comprimió su cavidad torácica, desplazando los demás órganos.
La investigación de su muerte reveló que su vida podría haberse salvado con el tratamiento adecuado, al cual ella negó someterse, sin siquiera la realización de un examen médico. La patóloga Amanda Jeffery dijo que sus síntomas incluían retención de heces y la autopsia reveló que Emily tenía una enorme extensión del intestino grueso.
“Fue algo que nunca había visto antes”, dijo Amanda. La investigación encontró que Emily tenía autismo leve y había sufrido de problemas intestinales la mayor parte de su vida, pero los médicos no pudieron identificar la causa.

Fobias Extrañas

fobiaSu médico particular, James Alistair, dijo que en el período anterior a su muerte, la madre de Emily, Geraldine, de 59 años, trató de convencerla para que se hiciera tan sólo la prueba, pero ella se negó. “Si ella hubiera hecho eso, todo sería diferente. Su muerte pudo haberse evitado con el tratamiento adecuado en el momento adecuado “, dijo.
Emily se desmayó en su casa finalmente. Los paramédicos trataron de reanimarla, pero más tarde fue declarada muerta. Lee Taylor paramédico visitó la casa de la familia dos veces en la noche de su muerte. En la primera ocasión, afirmó haber visto a Emily bastante pálida y dijo que se había quejado de dolor entre los omóplatos. Sin embargo, ella se negó a ir al hospital y se mostró reacia a ser examinada. Dijo que llevaba un sueter flojo y por tal razón no se enteró de la hinchazón abdominal.
Ellos encontraron a la madre de Emily apoyada sobre su hija, que estaba tendida en la puerta del baño. Su hermana, Hannah Herbert, de 29 años, la vio sus últimas cuatro semanas antes de su muerte. Según la madre, Emily no iba al baño hacía entre seis y ocho semanas, y ésta era su rutina habitual.
Lo triste es que la muerte se pudo haber evitado; pero debido al problema de autismo; prácticamente no había nada que ser, a menos que le hubiesen sedado y obligado.

Related

SORPRENDENTE 4296138585026393786

Follow Us

Hot in week

Recent

Comments

item