Te decimos UN Sencillo TRUCO para dejar Tus Almohadas como NUEVAS...

Las almohadas y las fundas son los artículos del hogar que más tienden a ensuciarse, sin que les ...


Las almohadas y las fundas son los artículos del hogar que más tienden a ensuciarse, sin que les prestemos suficiente atención.

Adquieren un color amarillento y pequeñas manchas de sudor que suelen ser difíciles de eliminar cuando llega el momento del lavado.
La importancia de limpiarlas con regularidad radica en que, con el paso de los días se convierten en un hogar para ácaros y microbios que pueden afectar la salud.

Por esta razón no hay que esperar a que luzcan demasiado sucias para darles una buena limpieza. Cuanto más rápido las laves, más seguridad para tu familia y menos esfuerzo para deshacerse de esas posibles manchas.
En esta ocasión queremos compartir una técnica de lavado especial con la que podrás blanquear las almohadas para dejarlas como nuevas. ¡No dudes en probarlo!
 ¿Por qué se ponen amarillas nuestras almohadas?

La principal razón por la que las almohadas pierden su tonalidad blanca es porque absorben el sudor que liberamos mientras dormimos.
Aunque en ocasiones no somos conscientes de ello, al descansar el cuerpo continúa liberando sudor para mantener un equilibrio en su temperatura.
 Dependiendo del tipo de tela que cubra la almohada, este líquido se absorbe por su parte interna o queda expuesto en la superficie, formando los conocidos “mapas”.

Las manchas también se producen por la saliva que derramamos cuando dormimos con la boca abierta.
En ambos casos los fluidos pueden traspasar la funda protectora y crear un ambiente propicio para los ácaros y las bacterias.
El peligro es que pueden alcanzar el cuerpo y causar alergias respiratorias o problemas cutáneos.

¿Cómo blanquear las almohadas amarillas y manchadas?

Cuando las almohadas se ponen de un tono amarillento, hay quienes prefieren remplazarlas por unas nuevas, porque consideran que lavarlas es demasiado tedioso. Sin embargo, si están en perfecto estado no hace falta lavarlas cada semana o cada mes. De hecho, con cuatro o cinco veces al año que se laven podrán conservarse bien.

 Aunque sí requiere un poco de tiempo para que queden bien, vale la pena intentarlo, en lugar de gastar grandes sumas de dinero comprando almohadas nuevas.
 El truco para dejarlas libres de todo tipo de manchas es adquirir los ingredientes adecuados para removerlas de lo más profundo de los tejidos.

No obstante, antes de aplicarlos es primordial verificar que son aptos para el tipo de tela que la cubre, porque de lo contrario, pueden darse resultados no deseados. El método que compartimos a continuación es perfecto para mejorar la apariencia de las almohadas cuando han acumulado manchas de sudor u otros tipos de sustancias. Sigue cada una de las recomendaciones dadas y conviértelo en tu secreto para conservarlas en perfecto estado.

 Ingredientes

1 taza de detergente para lavar ropa
1 taza de detergente biodegradable para lavavajillas
1 taza de blanqueador casero (ver receta más abajo)
½ taza de bórax
Agua caliente (la necesaria)

Preparación

Verifica en la etiqueta que la almohada puede lavarse a máquina. Luego, retírale la funda o cualquier protector que utilices. Pon la lavadora con un ciclo de agua caliente y programa dos enjuagues. Introduce todos los ingredientes, procurando usar guantes para protegerte. Coloca una o dos almohadas y espera a que la lavadora haga su trabajo.

¿Cómo preparar el blanqueador casero?

El blanqueador casero que necesitas para lavar tus almohadas lo puedes preparar con ingredientes muy económicos y fáciles de adquirir.

Necesitas:

12 tazas de agua (3 litros)
½ taza de jugo de limón (125 ml)
1 taza de agua oxigenada (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

Introduce todos los ingredientes en un recipiente y remuévelos hasta que queden bien integrados. Esta misma fórmula te puede servir para eliminar las manchas de sudor en las mangas de tus camisetas favoritas.

Como puedes ver, no es tan complicado llevar a cabo este proceso de limpieza para tus almohadas. Sigue estas recomendaciones y libéralas de las manchas y de todos esos microorganismos que suelen proliferar entre sus tejidos.

Si cuentas con una máquina secadora, usa el método de lana o estambre para que el secado sea más rápido. Si no, puedes secarla de forma tradicional exponiéndola unas cuantas horas al sol.

 Tip extra: procura secarlas en un lugar ventilado para evitar que adquieran un mal olor.

Related

tips 7725100588216544595

Follow Us

Hot in week

Recent

Comments

item